Skip to content

Carta de São Paulo reafirma la convicción por un modelo de desarrollo basado en los derechos humanos

17 mayo, 2010

VI Asamblea de la CLADE

3, 4 y 5 de Mayo 2010- São Paulo, Brasil

Carta de São Paulo

Foto: Waldo Lao Fuentes Sánchez

La VI Asamblea de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE): “La educación es un derecho humano. Por la no discriminación en América Latina y el Caribe”, realizada en Sao Paulo entre el 3 y el 5 de mayo de 2010 considera necesario expresar su plataforma política y su posicionamiento público sobre el derecho a la educación en América Latina a través de esta carta.

Desde hace casi 3 décadas las políticas públicas en América Latina han estado influidas o determinadas por modelos diseñados desde las instituciones financieras multilaterales. Es ampliamente conocida la consecuencia nefasta que esto ha tenido en el desarrollo de nuestros pueblos y en la vulneración de los derechos humanos y sociales.

Actualmente nos encontramos en un contexto de coexistencia de gobiernos que insisten en la aplicación de modelos neoliberales y otros que buscan recuperar el rol central del Estado y enfatizan lo político como la dimensión principal de los debates públicos sobre el destino de nuestras naciones. Respecto de estos últimos, lo acontecido en materia de las nuevas constituciones y leyes que dan cuenta de una intención soberanista, resulta alentador.

Ahora bien, a pesar de existir grandes avances en materia social y educativa, aún se evidencia la persistencia de las políticas neoliberales y sus soluciones tecnocráticas y prácticas clientelares y asistencialistas, con mayor agudeza en algunos países de la región, lo cual se considera sumamente preocupante. En el mismo sentido, las intenciones y prácticas privatistas y mercantilistas son un problema vigente y actual que, sin duda, atenta contra el derecho a la educación.

El modelo capitalista, que depreda la naturaleza mediante el saqueo de los recursos naturales, además de fracasar en garantizar los derechos humanos y sociales, nos está llevando a la destrucción de nuestro hábitat; destrucción que se expresa en el cambio climático, el calentamiento global, el desequilibrio ecológico, la depredación de los bosques, la contaminación del agua, etc. y que está haciéndose evidente con los desastres naturales que asolan a la región.

En términos de la participación, si bien la sociedad civil ha ido cobrando mayor protagonismo y ganando espacios de participación activa en algunos lugares más que en otros, también se asiste a la reducción de los espacios y a una inadmisible y creciente criminalización de los movimientos sociales y persecución de sus dirigentes, particularmente las que están ocurriendo en distintos escenarios de lucha relacionadas con los derechos humanos en la región. Asimismo, son alarmantes acciones como el cierre de escuelas de Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra (MST), que vimos recientemente en Brasil, país sede de esta Asamblea.

Con estas consideraciones, la CLADE se manifiesta:

1. En favor de una democracia plena, autónoma y crítica que se opone a los enfoques de las instituciones financieras internacionales, las cuales no deben manejar el destino de nuestros pueblos, incidiendo o determinando la orientación de las políticas.

2. Por una sociedad civil posicionada alrededor de principios claros a favor de los derechos humanos, fortalecida y comprometida con el debate público y autónomo en relación a los gobiernos.

3. En favor de la construcción de un modelo superador del capitalismo que respete la diversidad y la heterogeneidad de los pueblos, que se asiente en el respeto absoluto por los derechos humanos y sociales y que sostenga una relación armónica con la naturaleza en la concepción del “buen vivir” propio del pensamiento indígena.

4. Por el cambio del paradigma educativo hegemónico y que en su lugar haya otro que nos plantee el reto de promover y apoyar propuestas educativas que tengan como objetivo la dignidad humana y la vida en armonía con la madre tierra.

5. Por el derecho a la educación de todas y todos, a lo largo de toda la vida, considerando las cuatro dimensiones para su plena realización recomendadas por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU: disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y adaptabilidad, además de la dimensión de transparencia y rendición de cuentas por parte del Estado.

6. Por una educación pública, gratuita de responsabilidad insoslayable del Estado, como garante de la misma, que vaya más allá de la escuela, superando una visión puramente escolarista.

7. Contra toda forma de mercantilización.

8. Por la promoción de una concepción laica de educación que sostenga la vigencia del respeto por diferentes creencias y por su convivencia y en consecuencia, contra toda forma de discriminación.

9. A favor de un financiamiento permanente y creciente contemplado en un presupuesto genuino de los Estados que garantice la atención y cobertura de todos los aspectos necesarios para la educación de las personas.

10. Por la valoración y dignificación de los trabajadores de la educación a través de salarios justos, planes de carrera y condiciones de trabajo garantizadas por los Estados.

La CLADE se posiciona como una plataforma latinoamericana de lucha por el cumplimiento del derecho a la educación. En este sentido, asume un rol propositivo, de vigilancia e incidencia en las políticas públicas educativas y constructora de una agenda transformadora que desafíe a la actual propuesta hegemónica.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: